El sector de las telecomunicaciones está en una constante evolución, sobre todo en los últimos años con la potenciación del sector de la telefonía móvil, provocando que sean cada vez más las personas que se dedican a este sector, el cual tiene un riesgo importante para los trabajadores, que deben realizar diferentes trabajos en altura al subir a las torres de telecomunicaciones, una tarea que exige del uso de Equipos de Protección Individual (EPIs) eficaces y de calidad.

Entre los riesgos que tiene un profesional que realiza trabajos en este tipo de torres de telecomunicación se encuentran la posibilidad de una caída a diferente altura, contacto con corriente eléctrica y riesgo de quemaduras, entre otras.

En algunos casos, estas torres que pueden alcanzar los 40 metros de altura, cuentan con una escalera interior, mientras que en otras la misma es exterior, debiendo los trabajadores colgarse de ellas en muchas ocasiones para hacer los correspondientes trabajos de instalación y/o mantenimiento.

Es imprescindible que a estos trabajos vayan un mínimo de dos personas para asegurar los Equipos de Protección Individual así como para poder minimizar los riesgos de que se produzca un accidente.

Asimismo, estos técnicos profesionales deben contar con una formación adecuada para maximizar en la medida de lo posible la seguridad.

Este tipo de trabajos tienen un gran riesgo para los trabajadores, lo que exige que estos cuenten con un EPI adecuado así como equipos de protección colectiva mientras llevan a cabo sus trabajos en altura, contando con sistemas anticaídas como elementos de seguridad.

Asimismo contarán con un equipo de ascenso y descenso que les permita acceder de la manera segura a las torres y moverse por ellas, contando con conectores, cuerdas, arnés de suspensión y diferentes elementos que garanticen su seguridad en todas las condiciones.

Los elementos que forman parte del EPI básico de cada profesional en materia de vestuario laboral son el casco, la ropa de trabajo, los guantes y el calzado de seguridad.

En el caso de que estos trabajos en altura se realicen en zonas por las que pueden circular otras personas deben acotar de la forma adecuada el espacio de trabajo, evitando que pueda haber viandantes por debajo de donde se están realizando las tareas, con el riesgo que ello conllevaría para ellos ante la posible caída de diferentes piezas o herramientas, las cuales podrían llegar a impactar sobre ellos, con el riesgo que ello conlleva.